Cálculo de márgenes y precios

A la hora de poner precio a tu producto o servicio, el margen de beneficio es la cantidad que quieres ganar con la operación; es decir, la cantidad que vas a sumar a los gastos para que la venta te produzca un beneficio. El IVA se añade después y es un concepto que no debe estar en el cálculo del margen.

El margen lo puedes calcular simplemente poniendo precio a tu trabajo, tu aportación personal, pero siempre,especialmente si tienes un amplio abanico de precios, es que apliques un porcentaje de beneficio. Considera que tu trabajo, aunque seas un profesional independiente, tiene unos costes. Además de los costes en los que incurres al realizar tu actividad, o lo que es lo mismo tu precio por hora, existen otros como desplazamientos, materiales, etc.

Al aplicar el porcentaje de beneficio que quieres obtener, llegas al precio final. La fórmula que primero te viene a la cabeza para calcular el margen consiste en sumar ese porcentaje. De esta forma, si quieres aplicar un 25% a un coste de 15 euros, sólo tendrías que hacer esta operación:

Precio = 15 + (15 * 0,25) = 15 + 3,75 = 18,75

Error.

Efectivamente, el 25% de 15 son 3,75, pero cuando piensas en márgenes, el margen final se es del precio de venta, no el del coste. Se trata de unos de los errores más comunes que cometen las pymes.

Para no perderte y terminar vendiendo a pérdida, la fórmula más adecuada consiste en dividir el coste entre 1 menos el resultado de dividir entre 100 el porcentaje que quieres aplicar. De esta forma, donde x es el coste al que vamos a aplicar un 25% de margen:

Precio = x / 1 – (25 / 100) = x / 1 – 0,25 = x / 0,75

Así, si el coste de una unidad de producto son 15 euros y le quieres añadir un 25% de margen, el precio será:

precio = 15 / 0,75 = 20

O lo que es lo mismo: puedes multiplicar el coste por cien y dividirlo por el resultado de restar de cien el porcentaje que quieres aplicar:

Precio = x * 100 / (100 – 25) = 15 * 100 / 75 = 20

Recuerda el margen siempre es el beneficio sobre el precio de venta, y el coste es la base sobre la que este precio se calcula. Nunca calcules el margen final sobre el coste inicial. Es un error muy común.

De esta forma, cuando hagas descuentos a tus clientes siempre sabrás qué margen de beneficios real estás aplicando

Para mas información>: